El amor en tiempos de dating apps: Seeking Arrangement

El amor en tiempos de dating apps: Seeking Arrangement
El amor en tiempos de dating apps: Seeking Arrangement

Siguiendo con nuestro especial sobre dating apps, hoy nos adentraremos a un mundo lleno de negocios “dulces”, intercambios indecorosos y amores aparentes. Entraremos al territorio de Seeking Arrangement.

Últimamente esta aplicación ha estado en boca de todos, y con razón, su sistema de mercadeo es exquisito, promete algo simple: “Una relación sentimental bajo tus propios términos”. Seamos honestos, ¿quién no quiere estar en una relación donde pueda quedar todo claro desde un principio? De hecho, se creería que eso es lo que se busca, pero no siempre pasa. Tal vez nos hemos complicado mucho en algo que, como dice la empresa, puede ser una simple transacción. Nadie tiene porqué perder, ¿o sí?

web dattingapp b

Seeking Arrangement cuenta con más de 4 millones de usuarios activos y está en más de 140 países diferentes. Entre sus funciones se encuentran el poder compartir fotos privadas, hacerle saber a otros que estás interesado, la seguridad de que todos sus miembros han sido verificados y la posibilidad de intercambiar mensajes en tiempo real. Puedes abrir la cuenta desde tu laptop o celular. En general, es una forma práctica y atractiva para generar acuerdos sentimentales.

web datingapp seekingapp c

Parece que hablamos de una aplicación de citas como cualquier otra, ya que facilita el encuentro entre dos personas. Lo especial de esta app radicará en lo que los involucrados ofrezcan abiertamente, es ahí donde nos endulzamos y aparecen los personajes centrales de este artículo: los sugar daddies y las sugar babies.  

web datingapp seking d

Según diversas investigaciones, podemos definir como sugar daddy / mommy a aquellas personas con la suficiente solvencia económica, como para darse y dar “gustos” sin escatimar; usualmente son hombres o mujeres maduros, cultos y exitosos. Suelen tener mucho dinero, pero poco tiempo, por lo tanto, buscan a alguien que pueda cumplir con su expectativa sentimental, sin tener que invertir en sesiones prolongadas de preguntas, cortejos y mimos. Quieren una relación prefabricada que se ajuste a su vida, sin ningún compromiso que lo ate.

web datingapp seeking c

Haciendo una deducción del mercado que se abre con los intereses de los sugar daddies, se cuela la imagen de “sugar baby”, la cual, se vende como una obra de arte joven, con ambiciones, inteligente, amorosa y dispuesta a dar su cariño y vida al mejor postor. Si quisiéramos hacernos la imagen de lo que ofrece, sin duda habría que recurrir a Nabokov: “Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía”. (Lolita, 1955). Una mujer que no venderá su cuerpo, sino que salvará al otro de su soledad, a cambio de seguridad financiera. 

web datingapp seeking e

Oferta y demanda, vendedor y cliente, sugar daddies y sugar babies, una transacción que parece tal y como Seeking Arrangement promete, sencilla y satisfactoria para ambas partes, pero, cuando se enfrenta a la realidad, ¿qué tan efectiva resulta? A continuación, te presentamos las dos versiones, las cuales, dejarán a tu juicio el creer o no, en este dulce contrato. Los nombres fueron modificados para no perjudicar a los implicados. 

we datingappseeking f

El amor no se compra

Gerardo trabajaba como gerente en una multinacional, le iba bien económicamente, pero era muy solitario. La falta de tiempo para compartir con alguien, le abrió la curiosidad. Por lo tanto, buscó estar con alguien que pudiera llegar a sentir, o por lo menos emular un sentimiento hacia él. Fue así, que llego a www.seekingarrangement.com, culminó su registro y comenzaron a llegar las solicitudes.

web datingapp g

Entre tantas, encontró a una chica que vivía en un lugar cercano a él. Su perfil decía que era muy cariñosa, tierna y que le encantaba compartir.

“Parecía ser una niña muy linda, entonces le hablé y la conversación fluyó. La pasábamos muy bien, de la mejor forma, pero se quejaba mucho por la falta de dinero; entonces, yo le empecé a mandar lo que necesitaba”, Gerardo.

web dattingapp h

Al enviarle dinero, ella se volvía más sensual. Comenzó mandando fotos con ropa más ligera, en palabras de Gerardo: “ella cambió lo uno por lo otro”. El problema fue que esto se convirtió en un hoyo negro. “Cada vez pedía más y más, quería que le diera regalos cada vez más caros, el nuevo iPhone, jeans marca Prada, en pocas palabras, me ofrecía cosas super excitantes por el hecho de darle el premio”.

web dattingapp i

El “hoyo negro” de peticiones se volvía obsoleto cuando ella le profesaba su amor, era hermoso que alguien se preocupara por él. Era eso o nada.

Fueron pasando los días y la fecha fue exacta, por fin consolidaron su cariño. El encuentro no fue nada memorable, según Gerardo “una prostituta se habría esforzado más” y es que, siguiendo con él: “Las chicas que quieren un sugar daddy no entienden que las cosas no son tan fáciles. Nosotros no queremos darnos cuenta de que el cariño que nos dan es fingido, nosotros queremos a la persona entera entregada, como si de verdad amara”. 

web datingapp j

Hoy nuestro sugar daddy ya no busca a una sugar baby: “En este momento de mi vida ya no pienso hacer eso, porque creo que es un sistema donde el hombre compra a la persona, sus derechos mentales, psicológicos y emocionales. Son mujeres que ponen en venta su integridad psicológica, física y moral, a cambio de un mejor estilo de vida, donde pueden mostrar más a los demás, pero, teniéndose menos a ellas mismas”.

El dinero justifica los medios

Paty acababa de cumplir 18 años cuando entró a la página. Eran tantos los rumores y los casos de éxito que se animó, al final era más lo que podía ganar que perder. Su primer encuentro fue algo sencillo: un señor de 37 años, bien formado, alto y bronceado, de quien, por haberse negado a tener sexo, sólo obtuvo una módica cena. Esta y otras citas fueron cambiando su percepción sobre el sitio.

web datingapp k 

“En mi experiencia, y en la de algunas amigas que conocí, algunos hombres esperan dar cacahuates a cambio del tiempo de otras chicas, además de que muchos buscan encuentros que no son seguros para las ‘morras’”.

Después de 4 intentos fallidos para encontrar al sugar daddy ideal, Paty descartó a seeking arrangement como un portal para hallarlo. Termina la entrevista diciendo: “algo que diferencia a estas relaciones de las otras, es que técnicamente pagan por tu tiempo, por tomarte la mano o abrazarte y depende de la química el cómo evolucione la relación. Ser una sugar baby es algo que fatiga de manera emocional, es totalmente desgastante. Requiere tiempo, esfuerzo y una exposición de tu persona muy severa. Por cosas como esa, no considero que esté mal que las sugar babys reciban regalos, dinero o cualquier tipo de cosa”. Asegura que, mientras sea joven, lo seguirá intentando.

web datingapp l

Cada vez son menos las excusas para quedarse solo. Si aún no encuentras a alguien, es porque no has buscado bien. Si lo quieres, el mercado lo tendrá. Al final el amor se reduce a un producto, que bien fingido, va al alza. Y, como diría el fundador de seeking arrangement, Brandon Wade: “Si eres rico, utilízalo para conseguir lo que quieres y si quieres el estilo de vida de Kim Kardashian, sé una sugar baby”. ¿Tú qué opinas? ¿Amor o negocios dulces?

Si te gustó este artículo, te puede interesar: Amor en tiempos de dating apps: Tinder.

Clarissa Moreno/ @bauldeamor